Fría mañana

En el frío de hoy, tímidamente la gente se sumerge en la calle.
Como pequeñas tablitas caminan contracturados, escondiendo la cabeza entre los hombros.
Silencio frío, hasta que el colectivo se oyó a unas cuantas cuadras.
Mañana gris. Gris de neblina, humo y humedad.
La gente viste de negro y azul. El anaranjado y el amarillo descansan en los placares hasta la próxima estación.
Olor a invierno, a brasero, cigarrillo, masa frita, escape de automóviles y leña.
En el frío de ayer, mamá tarda más en salirse de la cama.
Papá nos sacude aduciendo que llegaremos tarde.
El agua congelada me invita a que no me lave la cara, mientras sobre la mesa las tasas de té humean junto al pan con manteca.
Frío para guantes y can-can. Frío para jugar con el vapor que sale de mi boca.
Frío para chipa de las 9 AM y la sopa de las 12:30.
El frío de mi ayer y el frío hoy. Imágenes que se confunden con la neblina de esta mañana fría.

Autor: Lucas Martín Báez

Agregar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *